La finca cuenta con una extensión de 30 Ha. Localizada en un enclave de gran belleza natural y arqueológica, representa la diversidad autóctona de Menorca, declarada Reserva de Biosfera en el año 1993 por la Unesco.

Se encuentra en el término de Alaior, donde el sabor de la tradición agraria ha perdurado en el tiempo. Cubierta en toda su extensión por acebuches, dan fe inequívoca de su pasado oleícola. Tanto es así, que cuenta con una plantación de olivos seleccionados para una producción propia de aceite de alta calidad.

El hotel ofrece a sus huéspedes la posibilidad de disfrutar de la naturaleza y tranquilidad que caracterizan a la isla. A lo largo de toda su extensión, encontrarán diversos árboles frutales, encinas centenarias, acebuches o bosques de pinos, ya que el patrimonio etnobotánico de Menorca es muy variado. Con nuestra intención de recuperar las variedades locales, cultivamos diversidad de árboles autóctonos tanto frutales (caquis, cerezos, higueras, granados y nísperos) como forestales (manzanilla, romero, saúco y tomillo).